Testimonios

“La primera vez que oí hablar de PSYCH-K®, no confié mucho, pero después de llevar tres años con un dolor de espalda insufrible y de probar todas las alternativa médicas y otras alternativas… pensé, porque no probar?
Así que me puse en contacto con Lídia e hicimos una sesión. Mi espalda está sana era mi frase. De una manera repentina mi espalda hizo unos movimientos y desde entonces, no he vuelto a tener ningún dolor. Solo puedo decir que estoy muy agradecida porque me han facilitado 3 meses de felicidad; y es tan positivo que, evidentemente repetí, y repetiré tantas veces como sean necesarias para alcanzar todos mis objetivos.
Mi segunda experiencia también fue muy gratificante… Tenia muy claro que quería hacer un viaje; el destino estaba claro: Tailandia. El problema era que no tenía con quien ir, y tenia miedo de ir sola. Me balanceé: disfruto mi viaje. Me entraron muchas mas ganas de realizarlo y me lancé a la aventura, sin miedos. He disfrutado de este viaje como de ningún otro, conociendo a gente increíble que seguramente si hubiese ido acompañada nunca hubiese conocido. Gracias Lia; ¡¡ y a por el siguiente!!.” (Alicia, Barcelona)

“De cómo Leonardo llegó al colegio Montserrat y cómo PSYCH-K® participó a través de Lia, o Lia a través del PSYCH-K®.
Año 2008, Leo (mi hijo) tiene tres años y aparece la búsqueda de coles, aparecen todas las preguntas entorno a esto, las dudas,… las decisiones… va al cole, pero a cúal??
En mi búsqueda, en nuestra búsqueda por que siempre fui con él, fuimos a coles públicos, privados, concertados, proyectos de autogestión… En esa búsqueda encontramos el colegio Montserrat, abierto, flexible, amable, leo se puso a jugar con la arena y unas niñas se acercaron y sin preguntar nos empezaron a contar lo bien que estaban. Leo y yo supimos que ese era su cole. Nos encanto, así sin más. Fuimos a una charla informativa y corroboró la decisión.
Yo quería ese cole, donde el respeto, la escucha y la participación desde cada uno es importante. Donde leo podría ser leo.
Pero no tuvimos suerte… vivíamos fuera de la zona, no hermanos, no … nada. ningún punto para entrar. Y así año tras año. Cada año he intentado…y nada. Hasta este año.
Leo, mientras, fue a un cole del Barrio, cerquita de casa. Que tenía las compensaciones de vida y grupo de barrio. Pero no, no era un cole para Leo. No le estaban dando alas… se las recortaban… y yo sufría-
Ahora Leo tine ocho años.
Como cada año, este marzo de 2012 (cuando comienza el periodo de matriculación) vuelvo, y está vez con la determinación de que no iba a dejar pasar ningún año más. Este año conseguimos un punto más ( el consejo escolar ha dado un punto a aquellas personas que ha cumplimentado la solicitud años anteriores) , el punto de persistente. Además este año la zona ya no puntúa. Nos estamos acercando…
Quedamos en lista de espera, el segundo en lista de espera. Nunca leo había aparecido en lista, ni en la de espera.
Con esta información voy a hablar con dirección y le cuento nuestra trayectoria, nuestro interés y lo importante que es para Leo. No obstante, me informa que no puede hacer nada. Pero yo salgo contenta, lo que escucho con el corazón no es lo que me dice con sus palabras. Siento que hay posibilidades. Me deja una puerta abierta a posibles bajas de otros alumnos.
Pasa Junio y nada, llega septiembre y nada… empiezo a dudar.. comienza el cole, en el otro cole y no es el Montserrat, leo me pide que necesita decidir para centrarse en un lugar, yo le pido una semana más- puede que en esta semana se resuelva le digo.
Y aparece Lia con su técnica de PSYCH-K®, no se en qué consiste la técnica, pero me dijo:
La Plaza es de Leo
Vamos a seguir poniendo toda la intención
Trata de sentir que os impide lograrlo y me lo comunicas, que lo cambiamos.
Al hablar con ella me di cuenta que teníamos efectivamente resistencias que podrían estar impidiendo la fluidez del proceso, que de verdad podían interferir en la consecución de nuestro objetivo. Me doy cuenta que son “resistencias” “creencias”que llevo años arrastrando, del tipo: está muy lejos, no tendremos apoyo familiar, ni de barrio… la economía, … ¿Acaso mi hijo no se lo merece?
Agradecí esta reflexión que Lia me invitó hacer. Le trasladé mi pensamiento y me dijo que iba a “subrogarse”. No la entendí, pero sentía que nos iba a enviar toda la energía para que toda mi familia pusiéramos la intención en conseguirlo, sin limitaciones, sin trabas, con fluidez.
La conversación la tuvimos un día, cuando ya Leo pensaba que quedarse donde estaba era lo que tocaba, cuando en la secretaría de Montserrat me dicen que NO, que no. No hay plazas.
Al día siguiente, esa noche, cambia la ley y los centros escolares pueden no respetar la lista de espera, sino elegir quien entra. Se confirma que ha habido una baja y antes de que pasara 24 horas de mi conversación con Lia yo estaba cumplimentando la matricula en el colegio Montserrat de mi hijo Leonardo.
Un día después entró en el Montesrrat, como si siempre lo hubiese hecho, tranquilo y satisfecho. Yo, también.
Gracias!!!”
(Paca, Madrid)

Y por último quiero exponer es el mi propio testimonio, ya que mi vida es un ejemplo de cómo PSYCH-K® ha sido una herramienta maravillosa para retomar mi poder personal.
Después de unos años atravesando algunas situaciones muy difíciles, en un momento de mi vida en la que yo llevaba ya mucho tiempo habiendo delegado mi propia vida en manos de otras personas y en la que me encontraba en un momento de bastante oscuridad sin encontrar mi antigua linterna. Una maravillosa y queridísima amiga me hizo una visita (gracias Eva).
Yo sabía que ella hacía años que practicaba algo, en lo que yo nunca había mostrado interés, así que, como veía que ella cada vez estaba mejor pensé que quizá ella tenia una herramienta interesante. Le pregunté, me contó y al día siguiente hicimos dos balances y ella se marchó.
A los dos o tres días la tuve que llamar para preguntarle si era normal, porque yo me notaba muchos cambios y no sabía si me iba a acostumbrar a vivir de esa manera “nueva”, ella me tranquilizó y me dijo que sí era normal notar los cambios.
Y en fin, para muestra un botón, he pasado de sentirme muy flojita e incapaz, casi sin poder ni organizarme para pasar el día fuera de casa, todo y que estoy criando y amamantando a una preciosa beba nacida en casa (o sea que algo de poder si me quedaba, aunque con eso se agotaban todas mis fuerzas) a crear esta web, hacer el básico, avanzado y RID de PSYCH-K®., reconocer, apreciar y utilizar mis dones, organizar toda mi sabiduría para compartirla,… y todas las personas que me han conocido y me conocen están maravilladas del cambio que he dado. Yo me siento fuerte, confiada, poderosa y ¡¡¡ FELIZ !!! (hacía mucho tiempo que no podía decir esto último).
Así que, encontré mi antigua linterna, y por cierto, le estoy dando mucho uso, que para eso es infinita.
Mi anécdota que no es tan anécdota:
Al principio de comenzar con los cambios usando PSYCH-K® le pregunté a una maravillosa facilitadora (gracias Lorena) si PSYCH-K® servia para dejarse de morder las uñas. “Clarooooo”, fue su respuesta, así que hicimos un balance y cambié una sola creencia.
Mi madre dice que desde que tengo dos años no me ha vuelto a cortar las uñas, a día de hoy estoy muy cerquita de cumplir cuarenta, así que casi treinta y siete años de adicción.
Un solo balance y esa misma noche, cuando los peques ya dormían, y encontré un ratito para la lectura (cuando leía era uno de los momentos en que mas me las mordía), mis manos se movieron hacia mi boca inconscientemente, imagino que como siempre y cuando mi dedo entró en mi boca, sentí algo así como incomprensión de lo que estaba haciendo y me miré las uñas y me acordé del balance (que había olvidado por completo que lo habíamos hecho esa misma tarde) y me puse a reír yo sola y me quedé tan sorprendida (hacía muy poquito que conocía PSYCH-K®). Y hasta hoy, que luzco unas uñas preciosas y, a veces, hasta juego a pintármelas.
Digo que es una anécdota que no es tan anécdota porque para mí está siendo muchísimo más que dejarme de morder las uñas, forma una parte muy, muy importante de la recuperación de mi poder personal.

Puedes solicitar una sesión llamando al (+34) 669 630 195 o rellenando el siguiente formulario:

Su nombre (requerido)

Su e-mail (requerido)

Su mensaje