El curriculum oculto

IMG-20131104-WA0003En pedagogía se habla de currículo oculto cuando se quiere hacer referencia a lo que se transmite al alumnado y no está explícitamente detallado en el cuadro curricular, es decir, lo que se enseña aunque no nos hayamos planeado enseñarlo.

Me sorprendió la poca importancia que se le da a este concepto, nombrándolo sólo de pasada cuando el temario de diseño de currículo ocupa un semestre entero.

Personalmente, me parece un concepto fascinante e importante en gran medida. En poco tiempo llegué a la conclusión de que no hay nada más importante que el currículo oculto cuando tratamos con las otras personas.

No importa el temario, porque lo que nos vamos a llevar, sobretodo, de esa persona, es lo que ella es.

Si una persona amable, respetuosa y cercana nos va a enseñar integrales, aprenderemos o no a hacer integrales (dependerá de la necesidad que tengamos de ello), sobretodo aprenderemos muchísimo sobre tratar amablemente y de una forma respetuosa y amorosa, eso quedará en nosot@s, en cada una de nuestras células habrá confort y nos sentiremos bien, y será un aprendizaje “sin querer” que formará parte de nosotr@s para siempre.

En cambio, si una persona que nos trata hostilmente, mirándonos por encima del hombro, que nos humilla y nos menosprecia, nos va a enseñar integrales, aprenderemos o no a hacer integrales, pero sobretodo se creará en nosotras un sentimiento de desconfianza hacia los demás, posiblemente nos sintamos inferiores a los otr@s, o aprendamos a sentirnos superiores a otr@s, nos acostumbraremos a que nos humillen o sabremos humillar a otras, el trato hostil habrá tocado cada una de nuestra células y ese malestar se apoderará de nosotras seamos conscientes o no.

Entonces, ¿y nosotr@s? como madres, padres, maestr@s, educadores, personas que acompañamos los procesos de vida de grandes y pequeñ@s ¿cuál es nuestro currículo oculto?
Para mí está claro: nosotr@s enseñamos, transmitimos, lo que nosotr@s somos. Por tanto muestro mayor trabajo está en nuestro propio trabajo interior.

¿Queremos transmitir generosidad? seamos generos@s. ¿Nos gustaria que las personas a nuestro alrededor viviesen con seguridad y confianza? tomemos seguridad y confianza con nosotr@s mism@s. ¿Queremos un mundo en paz?, estemos en paz en nuestro interior. Porque transmitimos lo que somos, lo que hacemos, no lo que decimos o pretendemos enseñar.

Dice un cuento sufí que estaba un hombre en su lecho de muerte y hablando con un amigo le hizo la siguiente reflexión:
“…cuando era niño quería cambiar el mundo, me di cuenta de que no alcazaba a eso, y cuando fui joven me propuse cambiar mi país, al hacerme un hombre maduro quise cambiar mi barrio y al ver que no lo conseguía quise cambiar a mi familia, y ahora en mi lecho de muerte, me doy cuenta de que el cambio está en mi.”

Me parece tan gráfico, tan real.