Talleres “Cuidando el ser”

Las creencias llegan viviendo la vida, viviendo se crea un hábito de pensamiento, un pensamiento que se sigue pensando. El momento de la vida en que estamos más receptivos (debido a como es en este periodo la frecuencia de las ondas cerebrales) a la programación de creencias en nuestro subconsciente, es en el periodo de la gestación y los primeros seis años de vida.
Y lo que se programa en nuestro subconsciente durante este período de tiempo nos lleva por nuestra propia vida, por eso es de suma importancia cuidar muchísimo nuestra propia programación subconsciente y cuidar cual es la programación que emitimos cuando estamos relacionándonos con cualquiera y, MUY ESPECIALMENTE, con personas en el período sensitivo más receptivo que he nombrado.

La programación subconsciente está en lo que decimos, y SOBRETODO, está en lo que hacemos, y más fuertemente en LO QUE SOMOS.
Lo que transmitimos es, lo que decimos y aún más lo que somos/hacemos, así que es muy importante que nos ocupemos del cambio interior.
El cambio interior se ve reflejado instantáneamente en el exterior.

Nacemos con todo el potencial, un potencial infinito, son las creencias limitantes de los que nos rodean (las que enfocan hacia ellos mismos y las que enfocan hacia nosotr@s) las que nos hacen creer que estamos limitad@s y/o separad@s.

Cuidar el ser es tener en cuenta nuestro ser interno, nuestra programación subconsciente, cuidarla y mimarla para que inevitablemente se expanda cuidando y mimando la de todos los demás (que es la nuestra propia), especialmente, la de l@s más pequeñ@s.

Vivo con entusiasmo la creación y “criación” de estos talleres ya que considero y sé que son una gran herramienta para mejorar la vida de grandes y pequeñ@s y para unirnos intergeneracionalmente creando y cuidando entre tod@s una humanidad que evoluciona en paz y harmonía.

En los talleres se tratan aspectos relacionados con la crianza (la nuestra propia y la de personas pequeñas que estamos acompañando) y observamos cuales son nuestras creencias limitantes para poder transformarlas en creencias potenciadoras y liberadoras en nosotr@s mism@s para así poder acompañar a nuestr@s pequeñ@os por un camino de libertad y respeto.

Tomar conciencia se hace muy útil para evitar reproducir lo que hemos recibido y se ha grabado en nosotr@s de manera que nos limita.
Tomar conciencia es un camino que permite el cambio.
Y cambiar nos catapulta hacia la libertad y el poder personal.

Mi propuesta es ir tratando temas de crianza que albergan creencias liberadoras para irlas descubriendo e incluirlas en la propia manera de estar en el mundo para así hacer crecer el respeto hacia nosotr@s mism@s y l@s demás.

Abordo temas como el respeto a los procesos de vida, el ambiente, el llanto, amar-criar, vínculos, exterogestación, las “etiquetas”, los límites y el amor, la diada mamá-bebé, el cotidiano, la gestión de la frustración,…

“Los genes no controlan nuestra vida, lo hace el ambiente, y sobre todo, nuestra percepción de ese ambiente.”
Somos los dueños de nuestra genética, en vez de la víctimas de nuestros rasgos hereditarios. Nuestro destino está realmente basado en la forma en que vemos el mundo o en como hemos sido programados para experimentarlo.”
Bruce H. Lipton

Para consultar la oferta de talleres haz clic aquí.